En estas épocas, con un año nuevo iniciando, es muy común que todos generemos propósitos nuevos que queremos lograr durante el año y que comencemos con la mejor actitud para poder alcanzarlos, sin embargo, conforme pasan los días y nos adentramos en el año también es muy común que se vaya perdiendo la motivación y en la gran mayoría de las ocasiones los propósitos planteados no logran concretarse.

Esto en muchas ocasiones sucede debido a que los objetivos planteados son demasiado idealistas, muy perfectos, y por lo tanto, también muy difíciles de alcanzar. Por lo que el primer consejo para que puedas lograr tus objetivos es que sean realistas. Está muy bien que quieras perder peso o ahorrar dinero, sin embargo, será muy importante que las metas planteadas vayan de acuerdo con tus posibilidades; cuando la meta es demasiado difícil de alcanzar la motivación se desvanece mucho más rápido.

Una vez que tienes objetivos realistas el segundo mejor paso es crear un plan. Sabemos que quieres ahorrar dinero para poder seguir cumpliendo tus sueños, pero, ¿por dónde empezar? Sea cual sea el objetivo que te hayas planteado recuerda crear pequeños pasos que te vayan poco a poco acercando a él, y también recuerda que tienes un periodo de un año para lograrlo, es posible que los cambios más significativos no sean notorios en los primeros días, o incluso en los primeros meses.

Y hablando de cambios satisfactorios, ¿cómo vas a darte cuenta de si vas por buen camino? El tercer consejo para lograr esas metas que te has propuesto es checar tu avance constantemente. Aguas, no se trata de buscar cambios muy pequeños todos los días, buscar mejoras continuamente puede ocasionar que no las encuentres y que también pierdas entusiasmo y  motivación; sin embargo, te podrás dar cuenta de que si incluyes en tu plan de avance pequeños check points sobre el proceso que estén justamente espaciados no solo notarás los cambios significativos, sino que ¡serás capaz de mantenerte motivado durante todo el año!

Otra cosa muy importante para mantenerte en línea es recordar porque iniciaste. Los cambios no siempre son fáciles, en muchas ocasiones crean miedos, incertidumbres o frustración cuando no se está logrando lo que se buscaba y si no recuerdas la razón por la que iniciaste todo es posible que te sientas defraudado y te des por vencido. Si crees que podrías olvidarlo o distorsionarlo anótalo y guárdalo en algún lugar especial; puedes recurrir a él durante el año cuando más te haga falta.

Por último, recuerda que sin importar las metas que te hayas planteado este año lo estás haciendo por ti. Has elegido esas metas porque sabes que te ayudarán en algún sentido, así que no te desanimes; lograr lo planteado no siempre es fácil, pero una vez logrado todo lo recorrido valdrá la pena.

Por: Carmen Lizola