Por: Carmen Lizola

¿Alguna vez te has preguntado por qué en esta época de crisis parece haber personas que tienen mucha más dificultad aceptando, tolerando y adaptándose a lo que está pasando que otras? En esta, y en cualquier otra situación difícil a la que como seremos humanos podamos vernos enfrentados puede haber muchos tipos de respuesta por parte de quienes lo viven; hay quienes utilizan cada oportunidad que tienen como una de crecimiento y posibilidades de aprender cosas nuevas, y hay otras personas a quienes les cuesta más trabajo utilizar esas situaciones para crecer.

La resiliencia es definida como la capacidad que tiene una persona para enfrentar situaciones traumáticas o bien, adaptarse de manera positiva ante a situaciones adversas. Es importante que resaltemos que no es absolutamente necesario que la situación enfrentada sea traumática para que la persona muestre su capacidad de resiliencia, aunque si es en estos momentos cuando estas características se verán más marcadas.

Pero, ¿cómo es una persona resiliente? Algunas de sus principales características son:

  • Aceptan que el cambio es una parte natural de la vida. En la medida en que entendamos que el cambio es algo natural y esperado en la vida de todos, tendremos también la capacidad de darle la bienvenida a nuestra vida cuando se presente.
  • Establecen redes de apoyo. Mantener relaciones emocionales fuertes con amigos y familia y apoyarse en ellas en momentos de crisis es un punto decisivo para poder salir adelante en las adversidades.
  • Fomentan el autocuidado. El conocerse a sí mismos y cuidarse es un punto esencial para las personas resilientes, no sólo porque cuando llegan cambios a su vida se sienten listos, sino también porque conocen sus reacciones afectivas y son capaces de identificar y trabajar tempranamente aquellas que podrían ser dañinas.
  • Cultivan una visión positiva de sí mismos. El tener una buena autoestima y cultivar su propio valor ayuda a las personas resilientes a salir adelante en las adversidades.
  • Evitan ver las crisis como obstáculos insuperables. Por lo general, las personas resilientes ven las crisis como lo que son, un momento de cambio en la vida que eventualmente tendrá que ser superado, esto les da la capacidad de no catastrofizar la situación y ver las cosas de manera mucho más objetiva.
  • No dejan de moverse hacia sus metas. Así sea dando pasos pequeños, las personas resilientes nunca dejan de moverse para lograr sus objetivos, esto les da la capacidad de no desanimarse ante casi ninguna situación, ya que tienen muy claro que siguen avanzando.

En estos momentos de crisis mundial todos estamos viviendo situaciones nuevas, a las que no estamos acostumbrados y que nos obligan a adaptarnos y mostrar nuestro nivel de resiliencia. Si crees que no eres resiliente y te gustaría trabajarlo recuerda que las crisis son la oportunidad perfecta para florecer y crecer; no estás solo, todos a tu alrededor estamos viviendo estos cambios contigo.