Un defensor de derechos humanos de los pueblos indígenas fue asesinados a balazos en el municipio de Simojovel, en el estado mexicano de Chiapas, sureste del país, informó este lunes la autoridad municipal.

Los hechos ocurrieron esta mañana cuando el activista Simón Pedro Pérez López y su hijo realizaban sus compras en la avenida central a escasos metros de un mercado público.

El activista fue asesinado de un disparo de arma de fuego y según testigos el perpetrador del crimen iba a bordo de una motocicleta en movimiento desde donde disparó de manera directa.

Simón Pedro era un indígena tzeltal, defensor de derechos humanos de los pueblos indígenas de la zona Altos de Chiapas y además participaba en la Parroquia de Santa Catarina del municipio de Pantelhó, donde era catequista.

También fue integrante de la organización Las Abejas de Acteal en la que durante 2020 fue presidente de la mesa directiva.

La agrupación Las Abejas es un grupo indígena, cristiano, pacifista y antineoliberal.

El 22 de diciembre de 1997 un grupo de indígenas de esta organización oraba en la comunidad de Acteal, en el municipio de Chenalhó, Chiapas, cuando fue atacado por un centenar de presuntos paramilitares, también indígenas.

En la matanza fallecieron 45 tzotziles -21 mujeres, 4 de ellas embarazadas, 15 niños y 9 ancianos- y fueron heridos otros 26.

Organizaciones indicaron que Simón Pedro trabajó en la promoción y defensa de los derechos de los pueblos indígenas y a través de esa labor había acompañando a comunidades que han denunciando la violencia, solicitando su cese y la búsqueda de justicia.

Tras el homicidio, el párroco Marcelo Pérez acusó a un grupo al que llamó «sicarios de Pantelho», quienes dijo asesinaron a Simón Pedro (…) y dijo que el hombre «era una de las tantas víctimas de la violencia estructural en Pantelho».

Familiares y organizaciones civiles exigieron a las autoridades del Gobierno del estado de Chiapas «una investigación diligente, garantizando la seguridad de la familia de Simón Pedro y de los integrantes de Las Abejas de Acteal.

Según la organización Red Todos los Derechos para Todas y Todos (Red TDT) en los dos primeros años del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien llegó al poder en el 1 de diciembre de 2018, alrededor de 45 personas defensoras de derechos humanos han sido asesinadas en México.