Todo comienza en un lugar de Italia, a principio de los ochenta…

 “Llamamé por tu nombre y yo te llamaré por el mío.”

¿Cuándo fue la última vez que sintieron una profunda conexión? ¿Y qué tan profunda fue realmente? “Llamamé por tu nombre y yo te llamaré por el mío” significa “tú eres más yo que yo mismo.” Significa que alguien es tan parte de ti y tú tan parte de esa persona que ambos son simplemente uno solo.

Como mencionaba; a principio de los años ochenta, en un pequeño lugar de Italia conoceremos una arrebatadora historia de amor que únicamente dura seis semanas. Nuestro protagonista, un joven llamado Elio, es hijo único de una familia de eruditos poliglotas. Cada verano, reciben a algún alumno becado para que ayude en las investigaciones del padre de Elio que es catedrático. Este año, llega un joven americano llamado Oliver.

La novela llego a tener una adaptación dirigida por Luca Guadagnino. El filme recibio el Oscar a mejor guión adaptado y la mayoría de los actores describian la novela como “una de las más sensuales” que habian leído nunca. Ese era uno de los propósitos de Aciman y logró irradiar sensualidad con cada oración ya que el personaje de Elio queda simplemente prentado de Oliver. Elio y Oliver tienen entre ellos un magnetismo natural, podría decirse, algo que únicamente poseen las almas gemelas.

Advertencia: ESTE NO ES UN LIBRO HOMOSEXUAL QUE DRAMATIZA LA HOMOSEXUALIDAD.

Es una historia de amor entre hombres, SÍ, pero maneja sentimientos muchísimo más complejos. No sólo se limita al amor entre Oliver y Elio, sino al amor que sienten hacia cada persona que ha convivido con ellos, habla del cariño y como valorar a las personas a tu alrededor ya que una de las reglas de la vida es que todos, sin exepciones, perderemos a alguien que queremos. Habla también de la homofobia de una manera muy sutil ya que el protagonista no sufre al ser homosexual y sus padres no lo lastiman por ello. Su padre por el contrario le ayuda a abrir los ojos y a aceptar los sentimientos que tiene ya que sería un desperdicio para el ser humano no querer sentir nada por miedo a sentir algo.

¿Por qué es que nos resulta tan difícil poner en palabras algo que te ha producido sentimientos tan intensos? Uno no sabría como explicar esta novela de manera adecuada. Cualquiera que haya leído esta historia de amor sabrá lo que es terminar de leer la última página del libro saliendo con el corazón roto, con un nudo en la garganta, un hueco en el estómago y todas las preguntas y penas del mundo en el alma.

André Aciman logra de manera extraordinaria transmitir genuinos sentimientos de amor con cada palabra. Este escritor logra romper con todos los clichés románticos plasmando una historia de amor genuina y transmitir conocimientos de otras grandes obras sin que parezca forzado o aburrido. Él logra transportarnos a la mejor época en la vida de estos dos chicos.

Al principio del verano, ambos no pueden decidir si poner sus verdaderos sentimientos al descubierto. Es casi doloroso para el lector ver esta batalla de “tira y afloja” entre este cor cordium, entre este corazón de corazones…

Una vez decidido el rumbo y habiendo aceptado sus sentimientos ambos saben que no hay vuelta de hoja, que sus vidas ya se han entremezclado y que después de ello nunca volverán a ser los mismos. Estando juntos, ambos habían encontrado las estrellas y eso sólo se consigue una vez en la vida.

Por: Paty Guzmán

Ana Patricia Guzmán es estudiante de negocios internacionales del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Apasionada lectora que comparte con nosotros las diferentes historias que vive día a día. Conocedora de la importancia de las palabras, ya que mal empleadas pueden ocasionar caos a nuestro alrededor. Sin importar el género literario, todo aquel que escribe o lee lo hace con el propósito de adentrarse a un nuevo mundo. Todos tenemos una historia que contar, ella nos ayudará a descubrir nuevos mundos para que con el paso de las páginas nos adentremos en un mundo propio.