De acuerdo con RSA Security y Juniper, la industria de las aerolíneas es una de las más impactadas por el fraude virtual. En este sentido, el estimado de pérdidas anuales en Estados Unidos es de 1 mil millones de dólares, que representa el 46 por ciento de las transacciones fraudulentas.

McKinsey & Company develó, en 2020 los ingresos de la industria aérea sumaron 328 mil millones de dólares, solamente el 40 por ciento de la ganancia de 2019. Por lo cual auguran, el tráfico aéreo no se normalizará hasta 2024. Sin embargo, el avance de los programas de vacunación, las modalidades remotas de trabajo y los descuentos que ofrecen aerolíneas y operadores de viajes han comenzado a reactivar los viajes.

Oscar Bello, director general de Vesta Américas, empresa dedicada a la prevención de fraudes, en un comunicado para NotiPress dijo: «Los ciberdelincuentes están encontrando nuevas formas de explotar el sistema de pagos digitales. La buena noticia es que, con la ayuda del aprendizaje automático y la detección automatizada de fraudes, las aerolíneas pueden tener mucho más control sobre cómo las transacciones fraudulentas están afectando sus resultados finales».

Un motivo principal del aumento del fraude aéreo es que las tarifas de un boleto de avión durante 2020 y 2021 han bajado significativamente. Las herramientas de detección de fraude se basan en identificar irregularidades y buscan datos como: dirección IP o número de teléfono. Sin embargo, cuando se trata de comprar un boleto de avión, no existen puntos de datos estándar para referencia.

El aumento de la compra de los boletos de avión en línea ha dificultado la verificación de datos, porque muchas veces pueden ser adquiridos desde cualquier parte. Por su parte, las plataformas de prevención de fraude utilizan tecnología de aprendizaje automático para generar puntajes de riesgo. Estas permiten a las aerolíneas eliminar las transacciones fraudulentas sin rechazar las legítimas.

Por su parte, la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA), considera la aplicación de la vacuna anticovid permitirá que más personas puedan volver a viajar y las aerolíneas reactiven la conectividad entre los países. La ALTA estima que a finales de 2021 las tasas de ocupación alcancen el 60 por ciento del total de vuelos registrados en 2019.

El fraude aéreo es un mal que afecta a las aerolíneas y a los agentes de venta de boletos. No obstante, las empresas dedicadas a los viajes aéreos por medio de la contratación de herramientas de detección de fraudes, buscan eliminar estas prácticas.