En estos tiempos de crisis mundial pareciera que es esencial que todos acatemos órdenes y recomendaciones específicas, si no lo hacemos todos no será suficiente; pero las recomendaciones comienzan a ser más difíciles de cumplir con el paso de los días. Con la sana distancia las autoridades de salud buscan que el virus no se propague y evitar así el contagio de toda (o la gran mayoría) de la población, lo que se busca es evitar que se contagie la población al mismo tiempo para entonces no saturar nuestro sistema de salud y créanme, yo me estoy quedando en casa pero… ¿y el resto de mi vida?

Muchos de nosotros tenemos la fortuna de poder quedarnos en casa durante la crisis; desde nuestro hogar podemos hacer todas las actividades que parecen esenciales para nuestra supervivencia y mucho más; podemos trabajar, ejercitarnos, encontrar formas de entretenernos, convivir con aquellos con quienes hemos decidido compartir un techo y tenemos (por fin) espacio y tiempo para convivir con nosotros mismos y reencontrarnos. Sin embargo, no podemos tener en casa a todas las personas importantes para nosotros y conforme la crisis se empieza a alargar la sana distancia puede comenzar a sentirse más complicada de lograr, sobre todo a nivel emocional.

En nuestro día a día estamos muy acostumbrados a usar la tecnología, sin embargo, parece que en estos momentos de crisis a pesar de ser nuestra gran aliada sigue sin ser suficiente; aquí te dejo algunos consejos para mantenerte cerca de quienes son importantes para ti:

  • Recuerda: la tecnología si es tu amiga y aliada, ¡úsala! Si tienes la posibilidad de hablar por videollamada con las personas a las que estás extrañando, ¡hazlo! Al principio puede resultar un poco extraño, sin embargo, irá poco a poco tomando naturalidad. 
  • Mantente en contacto. Saber acerca de lo que está pasando en la vida de los otros te ayudará no solo a disminuir tus niveles de estrés, si no a sentirte cerca. 
  • Ten detalles. Sobre todo si es alguien muy especial, los detalles nunca sobran… si en tu día hay algo que te recuerde a esa persona, hazle saber. 
  • Haz planes. Tal vez la cuarentena ya duró más de lo que creías, y parece que hay altas posibilidades de que se siga extendiendo; pero tenemos algo seguro: no será eterna. Si bien es probable que las cosas tarden un largo tiempo en volver a la normalidad, hacer planes que te ilusionen y animen para cuando esto termine te dará algo que esperar; procura iniciar con cosas pequeñas, una salida a comer, helados, parques, reuniones pequeñas en casa… ya habrá tiempo de volver a echar la casa por la ventana.

Muy importante: mantén la calma. Conforme la crisis avance todos comenzaremos a escuchar y vivir de manera cercana acerca de nuevos casos, amigos y familiares comenzarán a tener noticias de gente cercana que también se está enfermando y es posible que tu miedo, estrés o angustia comiencen a manifestarse con más fuerza. Si es así, intenta mantener la calma y recordar que si sigues las medidas de salud el virus tiene muy pocas probabilidades de afectarte. Lávate las manos constantemente, usa gel antibacterial, no salgas de casa (ni para lo esencial) y si sientes que la situación te rebasa recuerda que el gobierno de todos los estados ha habilitado líneas de atención psicológica para proporcionar contención durante la crisis.

¡Cuídate tú, cuídanos a todos!

Por: Carmen Lizola

Egresada de la Universidad Panamericana. Licenciada en Psicología, especialista en Psicología Organizacional. Maestra en Alta Dirección por la Escuela Bancaria Comercial. Apasionada del funcionamiento de la psique y comportamiento humano. Experiencia en el ámbito de la psicología clínica y organizacional, enfocada en la creación de estrategias globales de intervención; intervenciones realizadas tanto en el ámbito público como privado, con especial enfoque en la gestión de capital humano. Amante de la naturaleza, los animales y el mar.