En este libro, Haruki Murakami ha vencido su timidez y ha aceptado hablarnos sobre el descubrimiento más grande de su vida. Él se considera una persona reservada pero en este libro nos abre su corazón y nos invita a rememorar junto a él las experiencias más gratas de su vida como escritor a través de esta narrativa.

En este libro también aportará consejos e ideas para aquellos que, al igual que él, decidan subir al cuadrilatero y comenzar a escribir cada día. Murakami cree que los escritores destacan por ser generosos y tolerantes con los nuevos talentos. Cualquiera puede escribir un libro pero no cualquiera puede continuar escribiendo libros durante mucho tiempo. El número de nuevos escritores continuará creciendo día a día pero lamentablemente, el espacio en las librerias tiene un límite, así que cada escritor debe luchar para posicionar sus obras en el mejor lugar posible.

Repito, cualquiera puede ser escritor pero no cualquiera puede vivir de ello.

Cuando Murakami descubrio que quería escribir fue mientras miraba un partido de beisbol en 1978. Menciono que fue como si la idea le cayera del cielo, un pensamiento que caía directamente a sus manos. Comenzó a escribir por las noches en su pequeña mesa de la cocina, trabajaba en su cafetería propia durante todo el día y cuando su jornada laboral finalizaba se entregaba en cuerpo y alma al papel para contar la historia que queria plasmar. Su motivación provenía del sentimiento de poder dar vida a algo a partir de una creencia que había nacido dentro de él. Termino de escribir Escucha la canción del viento casi medio año despues de haber experimentado ese descubrimiento sobre si mismo en el estadio de beisbol.  Haruki Murakami acepta que cuando releyó su trabajo finalizado no le agrado y sintió que no tenií talento para escribir, pero en sus manos aún latía con vida en recuerdo de la epifanía que había tenido en el estadio. Lo que hizo a continuación fue tomar una vieja maquina de escribir con teclado alfabético y comenzó a escribir en inglés.

Recordemos que Haruki Murakami es japonés, su sistema de escritura consta de 3 tipos de abecedarios, es decir, lo que nosotros conocemos por a-e-i-o-u; para ellos en primer lugar esta el hiragana (あいうえお) luego esta el katakana (アイウエオ) y finalmente el kana que es un símbolo para una palabra en especifico (冬のはなし) . Una vez aclarado esto, entendamos que tomar una máquina de escribir con letras del sistema de escritura que nosotros manejamos era algo completamente nuevo para él. Murakami se dedicó a reescribir Escucha la canción del viento, buscando la manera de expresar su obra en inglés. Su conocimiento en el idioma no era lo suficientemente amplio asi que busco la manera de abandonar los complicados diálogos que había usado en el japonés y expresarlo de una manera mucho más sencilla en inglés. Una vez finalizó con la traducción, volvió a reescribir la obra del inglés al japonés y eso le dió un nuevo aire a la novela. De esa manera logró encontrar un estilo propio.

La novela se publicó y un año después de la epifanía del estadio y recibió una llamada de la revista literaria Gunzo. Murakami habia sido nominado a mejor escritor.

Murakami afirma que los premios no lo son todo ya que el valor de los premios cambian en funcion de las personas. Lo que puede significar mucho para una persona puede significar muy poco a los ojos de otra. Murakami recomendaba hacer de oidos sordos a lo que dijeran de sus obras, ya fueran abrumadoramente positivas o agresivamente malas y continuaba escribiendo por pasión propia.

<<Me parece oportuno señalar que la responsabilidad más
grande del escritor es para consigo mismo, con su trabajo, con
alcanzar la máxima calidad de la que es capaz y ofrecer el 
resultado a sus lectores>>.
Haruki Murakami

Y fue gracias a que él se forjó con la mentalidad de continuar escribiendo de la manera en la que a él le gustaba que pudo desempeñarse libremente. También se programo para ser paciente y dejar que el tiempo se volviera su aliado. Cada vez que una nueva novela era publicada la dejaba correr libremente sin generar demasiadas expectativas y la dejaba ser.

<<El mundo esta repleto de cosas que sólo se pueden 
demostrar con el paso del tiempo>>.
Haruki Murakami

Pero para convertir el tiempo en aliado, también era conciente de que tenía que ser capaz de controlarlo hasta cierto punto, es decir, tenía que tener la determinación de convertirse en escritor y de hacer que su vida girara en torno a ello. Comenzó a correr, comenzó a tener más conciencia de su estado de ánimo y comenzó a tener más diciplina para hacer las cosas que necesitaban ser hechas en un momento determinado. Que se convirtiera en escritor no significaba que abandonaría su trabajo en su cafetería de Jazz para que sus escritos pagaran las facturas, simplemente significo que administró de mejor manera sus tiempos para poder hacer algo que realmente disfrutaba.

Al joven Haruki Murakami siempre le gusto leer. Durante sus años de instituto siempre tenía un libro en las manos y no le agradaba el sistema de educación japonés. Sus padres y sus profesores siempre le aconsejaron que se esforzara en la escuela para que no se arrepintiera por el resto de su vida. Sin embargo, nunca se esforzo demasiado para que sus notas fueran superiores a las del promedio y hasta la fecha no se ha arrepentido de haber invertido su tiempo de mejor manera leyendo cualquier libro que llegará a sus manos en lugar de memorizar todo lo que en la escuela se le pedía.

<<Un escritor es un individuo que crea un mundo propio 
en su interior y lo hace crecer día a día>>.
Haruki Murakami

En este libro podemos sentir que somos parte de la vida del autor. Murakami se ofrece a compartirnos sus experiencias y a convertirse en nuestro mentor. Este es un libro para todo aquel que quiera escribir, para todo aquel que al pensar en crear un nuevo mundo sienta una agitación en el corazón.

Por: Paty Guzmán

Ana Patricia Guzmán es estudiante de negocios internacionales del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Apasionada lectora que comparte con nosotros las diferentes historias que vive día a día. Conocedora de la importancia de las palabras, ya que mal empleadas pueden ocasionar caos a nuestro alrededor. Sin importar el género literario, todo aquel que escribe o lee lo hace con el propósito de adentrarse a un nuevo mundo. Todos tenemos una historia que contar, ella nos ayudará a descubrir nuevos mundos para que con el paso de las páginas nos adentremos en un mundo propio.