Laura Gallego es una escritora española con 27 obras juveniles ya publicadas y muchos premios ganados desde 1999. En 2011 ganó el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil por la novela de esta reseña, Donde los árboles cantan.

La obra comienza en el reino de Nortia durante el solsticio de invierno. La joven Viana, hija del duque de Rocagrís vería participar en la justa a su amigo de la infancia y ahora prometido, Robian de Castelmar. A pesar de haber sido un matrimonio arreglado, ambos se sentían afortunados de que el rey hubiera dado la bendición a su futuro matrimonio. Viana no podía sentirse más afortunada por poder casarse con aquel joven caballero que amaba tanto, de tener un padre que la adorara, una buena amiga en quien confiar y de tener una buena y pacífica vida.

Aquella noche durante el banquete abundaba el vino y la buena comida, todos los miembros de la realeza y la corte bailaban o conversaban con emoción disfrutando de la velada. Un invitado muy esperado llego en cierto momento de la noche, era un personaje que vestía ropas estrafalarias y que habia hecho una reverencia tan pomposa ante el rey que su nariz practicamente habia rozado el piso. Este buen personaje, no era otro que el buen y respetado Oki, el junglar del reino.

El rey Radis habia respetado la tradición que los reyes del pasado le habían inculcado, siempre invitaría buena comida a Oki y lo trataría con demasiado respeto a pesar de su apariencia graciosa. Oki era una persona realmente sabia que conocía todas las historias y canciones antiguas del reino. A diferencia de los bufones que entretenían a la monarquía, todas las historias de Oki eran verdad ya que él habia vivido más tiempo que cualquier otro.

Durante esa noche, Oki quiso hablar de una historia del Gran Bosque. Todos en el salón sentían terror por este basto y desconocido lugar; ya que muchos valientes caballeros habían intentado abrirse paso a través de su inconmensurable espesura pero cada uno de ellos había fallado.Todos aquellos que entraban en el Gran Bosque, no volverían nunca.

Oki comenzo a susurrar la historia de un valiente hombre del pasado que había luchado contra toda clase de bestias, monstruos y criaturas mágicas. Según se contaba en la historia, el manantial de la eterna juventud estaría oculto en la profundidad del Gran Bosque, donde los árboles cantan; y este gran y valiente hombre tenía la tarea de llegar hasta allí.

Cuando Oki finalizó su historia y se retiraba a comer a las cocinas con la servidumbre, como era su deseo cada año, un inesperado visitante llegó a interrumpir la celebración.

  • Mi rey, no hay tiempo de las celebraciones. Vengo de las fronteras septentrionales del reino, de más allá de las Montañas Blancas, y no traigo buenas noticias: los pueblos bárbaros han vuelto a unirse. – dijo aquel caballero no invitado.

Con una primera advertencia ignorada, todo el reino de Nortia partio a la batalla varios meses tarde. Los acontecimientos en la obra nos trasladaran a vivir junto con Viana desgracia tras desgracia, perdida tras perdida. La invación de Nortia; la muerte de su querido padre; la traición de su tan amado prometido; su nuevo compromiso forzado con un horrible hombre bárbaro; son todas causas de que algo dentro de Viana se rompa y decida evolucionar para convertirse en otra clase de persona. La clase de persona que esta cansada de unicamente escuchar historias de valentía, decidiendo salir y buscar su propia historia. La delicada y fina hija del duque de Rocagrís se ve obligada a reconstruir su cruel vida para convertirse en una mujer más tenaz y asumir diferentes riesgos que cambiaran el rumbo del reino y de todos para siempre.

En esta novela, será la propia doncella la que pondrá a todos en diferentes tipos de apuros y se encargará de devolver el favor al nuevo rey bárbaro que arruino su vida en primer lugar. Página tras página acompañaremos a los rebeldes sobrevivientes a tratar de rescatar su reino perdido, a sobrevivir junto con aquellos que han sido prisioneros, a descubrir que hay en la profundidad del bosque y a escuchar atentamente el latir de nuestros corazónes.

<<Todas las personas y todas las cosas tienen historias que
contar. A algunas de ellas se llega a través de gente como yo, 
que las relata para que no se olviden.

Otras, en cambio… se viven>>.
 Laura Gallego García, Donde los árboles cantan.

Por: Paty Guzmán

Ana Patricia Guzmán es estudiante de negocios internacionales del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Apasionada lectora que comparte con nosotros las diferentes historias que vive día a día. Conocedora de la importancia de las palabras, ya que mal empleadas pueden ocasionar caos a nuestro alrededor. Sin importar el género literario, todo aquel que escribe o lee lo hace con el propósito de adentrarse a un nuevo mundo. Todos tenemos una historia que contar, ella nos ayudará a descubrir nuevos mundos para que con el paso de las páginas nos adentremos en un mundo propio.