Como soy un aficionado a ver películas y a escuchar historias siempre relaciona la realidad con los títulos de las películas que he visto.

Y este título es el que a mi parecer describe mejor el año que ya casi nos deja, y eso que aunque falte aproximadamente un mes, técnicamente muchos de nosotros ya nos pasamos al que sigue.

Ya estamos en la planeación de las cosas que haremos y las que no, y eso dependerá casi exclusivamente de cómo, cuándo y cuánto tendremos de la maravillosa vacuna que hará que nuestras acciones sean “normales” nuevamente.

Sumado a esto debemos ser capaces de mirar atrás, de respirar y reflexionar acerca del enorme reto que enfrentamos, vivir a destiempo, pienso, parar una economía por meses, cambiar hábitos de alimentación, trabajo, vestido, y relaciones humanas.

Todo mientras evitamos todo contacto humano con quienes amamos y compartimos nuestra vida, padres y madres, hermanos, tías, abuelos, esposas y por supuesto amigos y mascotas.

Dejamos atrás más de 100 mil muertos, que representan 100 mil familias destrozadas, dañadas, 100 mil familias a las que no podemos repararles nada porque ¿con cuánto le compras una mamá o una abuela a un niño? o ¿Cuánto vale una vida humana?

Por ello mi reflexión se dirige hoy a pensar en el futuro, pero sobre todo a pensar ¿cuál es el futuro que debemos construir?

La pregunta entonces sería.

¿Qué acciones nos permitirán enfrentar de mejor manera un reto similar al de este año?

¿Qué debemos mejorar, cambiar, desechar?

Y me refiero a todos los ámbitos de nuestra vida, tanto familiar como pública y social.

Incluye acciones nuestras particulares, que nos permitan en lo individual enfrentar y superar situaciones como esta.

Pero también en nuestras acciones colectivas, pensar y repensar a quienes elijamos para tomar decisiones que afecten a todos.

Y es que, ¿no le parece que quienes logramos salir con vida de esta pandemia tenemos una responsabilidad con quienes no lo lograron?

Porque ¿cuántos de ellos aún estarían con vida si las autoridades hubieran actuado de manera distinta?

Y recuerde hablamos de más de 100 mil familias, imagine que en el menor de los casos solo sean 4 personas del núcleo familiar cercano, y unos 12 más entre primos, tíos, abuelos, más los amigos mínimo 3, ya entiende la magnitud de dolor causado.

Al menos 1 millón 900 mil afectados directamente por la muerte de estas personas.

Ahora haga la misma operación por cada enfermo, le doy el dato más de 32 millones de mexicanos afectados.

Ahora piense en la cifra negra que no sabemos, pero que sabremos tarde o temprano, y eso le dará un número para reflexionar, el mío justo ahora es de al menos 55 millones de mexicanos que han experimentado el Covid-19, de manera cercana.

Si somos un país de 130 millones de personas eso representa a casi la mitad de la población y al paso que vamos cuando termine la emergencia la mayoría de los mexicanos habran tenido al menos a una persona dentro de círculo más cercano afectada por esta enfermedad.

Por ello le repito para mí este es el año que vivimos en peligro.

Y no hablemos de economía o inseguridad porque me hace pensar que de verdad estamos vivos y sanos de puro milagro.

O usted cómo la ve.

Por: Netzahualcoyotl Paredes

Periodista, Fotógrafo, Gamer, Lector y Cinéfilo.
Presente en medios de comunicación desde el siglo pasado.
Ganador del Premio México de Periodismo en 2015.
Siempre busco pero no encuentro…