La Suprema Corte de Justicia de la Nación es el mayor órgano de impartición de justicia en el país. Éste órgano se conforma por 11 ministros, que a su vez se reparten en 2 salas.

Formar parte de la Suprema Corte no es algo sencillo, y mucho menos es una labor fácil. Si bien puede ser complejo entender los procedimientos que la Suprema Corte lleva a acabo, también es cierto que estos procedimientos fundan la legalidad y legitimación de sus actuaciones, con el fin de otorgar la formalidad y fuerza normativa a sus decisiones.

Esto viene encaminado a explicar lo que sucedió el pasado miércoles, en el que salió a la luz la eterna lucha entre los pañuelos azules y verdes. Éste es un tema demasiado controversial y delicado, el fallo que la Suprema Corte tendrá es histórico. Por ello presentó demasiada atención mediática, pero ¿qué fue lo que pasó?

En la mañana había notas periodísticas hablando sobre la discusión del aborto en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Sin embargo, por la tarde se hablaba de como la Corte había negado la legalización del aborto, pocos medios fueron los que utilizaron las palabras idóneas para explicar lo sucedido durante la cesión de la SCJN.

Lo que pasó fue que se desechó el proyecto del ministro por cuestiones de forma, no de fondo.  La discusión que se llevo a cabo en el pleno no fue sobre si el aborto sería legal o ilegal, eso es el fondo, en este caso, para que la Suprema Corte de Justicia pueda emitir algún criterio, primero debe de verificar si es viable o pertinente que pueda discutirlo, se debe observar cuidadosamente, que los procedimientos y la manera en que se les presente el proyecto a discutir siga los requerimientos necesarios, es decir, si la forma en que se pidió la intervención de la SCJN fue correcta, de suceder lo contrario será desechado.

De manera más específica, dentro de esta cesión de la Corte se discutió sobre la competencia entre los poderes del Estado, sus alcances y límites, así como el control de convencionalidad. Es decir, la forma en que el proyecto fue presentado, no se habló en ningún momento sobre la legalidad o ilegalidad del aborto.

Ahora, sobre este tema, debemos de tener en cuenta la existencia del libre albedrío, y que la ampliación de derechos propios no implica una limitación en los derechos de los demás…

Por:  Ameyalli Amador

Abogada y politóloga egresada del Tecnológico de Monterrey, con especial enfoque a temas de equidad, bienestar y derechos humanos. Se ha desempeñado como asistente de investigación en materia de Estado de Derecho, ética y violencia de género, con especial interés en protección de grupos vulnerables y de descubrimiento de las nuevas vertientes del derecho cibernético. Busca la activa de distintas disciplinas para generar políticas de bienestar. En la actualidad tiene en desarrollo estudios sobre la pobreza, el género y la tecnología como un posible factor de riesgo en la violencia de género.