En los próximos meses se espera que aumente el número de personas vacunadas en el país, así lo prevén los gobiernos de los estados, el gobierno federal y los millones de ciudadanos que esperan pacientemente la dosis que les permita retomar su vida diaria sin el temor de contagiarse y morir.

En este momento se espera que sea durante los próximos 4 meses cuando se de una movilización extraordinaria de personas inscritas a los diferentes programas sociales para ayudar a vacunar y algunas recibir sus propias dosis, ya que según el cálculo hecho por el estado serán los adultos mayores quienes puedan decidir el futuro de su proyecto.

Por ello son los primeros vacunados, no porque sean el grupo más vulnerable, sino porque representan una cantidad de votantes cautivos por medio de sus apoyos monetarios.

No quienes trabajan y saben la realidad de salir a buscar el pan con un estado que no apoya a los trabajadores o microempresarios, no quienes generan aún en tiempos de pandemia y restricciones.

Los primeros serán los que el estado necesita para afianzar su posición de poder.

Y es que el mayor temor del gobierno en este momento radica en el riesgo real de perder las cámaras de senadores y diputados, y que eso pueda atorar los “grandes proyectos” de la cacareada gran trasformación de 4ta.

Recuerde usted que el estado actual gobierna para “su” proyecto, y puede que usted no entre en ese proyecto si no está de acuerdo en cómo se maneja el dinero de todos los mexicanos.

Porque si bien los gobiernos anteriores, especialmente el del copetón, saquearon bien y bonito las arcas nacionales, la realidad es que el actual, encabezado, dirigido, proyectado y mandado por Lopes, no tiene nada que envidiarles en eso de robar mucho y repartir poco.

Nacido de las entrañas de lo peor del PRI, lopes sabe muy bien, como manipular, amenazar, comprar, o sea convencer a quienes se le oponen para imponer por la vía de la violencia, emocional, social económica y militar, su muy única visión de lo que debe ser nuestro México.

Y sépalo bien, esa visión es la de lopes, no la suya ni la mía, ni la de más de 80 millones de mexicanos, ciudadanos con pleno derecho y opinión, que son mayoría, y que no votaron por él, pero que en un acto civilizado respetan plenamente el turno de administrar que hoy tiene.

Con todo y las decisiones que toma, las opiniones que emite y el odio y rencor que vomita todas las mañanas.

Por eso no le creo cuando dice que se debe priorizar la vacunación al grupo de adultos mayores por cuestiones de justicia social, equidad y atención a grupos vulnerables, lopes es, como dicen en mi pueblo, mañoso.

Así que no sorprenda que miles de estos adultos mayores salgan cooptados a ejercer su derecho a votar, junto con sus familias “agradecidas porque lopes se los vacuno” y traten así de “pagar el favor”.

Pero como no hay mal que dure 100 años ni pueblo que los aguante, así como echamos al PRI de los Pinos y al PAN del Gobierno, podemos echar a lopes y a los suyos del palacio.

Bien haríamos quienes pensamos diferente, en repensar quienes pueden ser los nuevos representantes de nuestros intereses en el poder.

Solo pensemos el costo de votar con las vísceras, con odio y con rencor.

O cómo la ve…

Por: Netzahualcoyotl Paredes

Periodista, Fotógrafo, Gamer, Lector y Cinéfilo.
Presente en medios de comunicación desde el siglo pasado.
Ganador del Premio México de Periodismo en 2015.
Siempre busco pero no encuentro…