EEUU se encamina hacia una de las elecciones más turbulentas de su historia.

Como pocas veces en la historia, el país más poderoso (al menos en lo militar) del mundo, está inmerso en una serie de conflictos sociales que no se veían desde hace 50 años.

La enorme desigualdad socioeconómica, el acoso policial a las minorías, el prejuicio, el odio y el discurso de supremacía racial, han convertido la contienda electoral en un gran circo de varias pistas.

Así podemos ver al presidente Trump como la chimoltrufia mexicana, diciendo un día una cosa y al otro otra, cantinfleando pues.

Y si le digo que tome nota porque es muy probable que en unos meses nos encontremos en esa misma situación.

El próximo año tendremos elecciones legislativas y para gobernadores en los estados, y todo parece indicar que el circo mexicano ya llegó.

Y nuestro “maistro” de ceremonias el payaso lopes hace gala de su labia y anuncia el gran espectáculo.

Orá sí sabremos ¿Cuánto, Como, Quién, Dónde y Porque? se robaron lo que se robaron…

O al menos eso es lo que anuncian, mientras tanto los animales del circo se preparan para su participación.

Veremos a los fantásticos Tigeres, transformarse en gatitos de 4ta.

Al mago magazo convertir a mastines en una perrada de chiuahueños muy rabiosa.

Extraordinarios jinetes cambiar de caballo con espectaculares machincuepas.

Y todo esto ante la multitud de focas aplaudidoras.

Si seguimos la función es probable que veamos cómo se multiplica el miserable varo de la venta del avionzotote en miles de millones que sacaran de la pobreza no solo a México, sino a toda Latinoamérica.

El tren maya, esa ilusión de prosperidad y desarrollo, acto sacado de los libros de mi General Díaz, que tanta modernidá trajo al país, cruzara victorioso las selvas de la insidia y mostrará su beneficios pá la región transportado hordas de revolucionarios transformadores.

Nuestra nueva refinería dará gasolina como las vacas sagradas, de donde todos los mexicanos mamaremos nuestra parte y a precios de rechupete, una ganga pues.

Ora si nos va a hacer justicia la trasformación, pues veremos cómo los grandes grupos criminales harán fila pa´ besarle la mano al magnífico, al gran líder, que por fin logró la pax de deus.

O sea, que veremos un sueño surrealista, una gran película, que muchos ya vimos demasiado.

No le parece, nomás échese un clavado en cualquier hemeroteca y repase lo que ha pasado en este país los últimos 60 años.

Ya veremos qué pasa en noviembre con los primos, pero le repito, tome nota porque seguro se repetirá por acá.

Recuerde la enorme desigualdad socioeconómica, el acoso policial a las minorías, el acoso político y sistemático a los que piensan diferente, el prejuicio, el odio y el discurso de supremacía moral, pueden convertir la contienda electoral en un gran circo de varias pistas.

Por: Netzahualcoyotl Paredes

Periodista, Fotógrafo, Gamer, Lector y Cinéfilo.
Presente en medios de comunicación desde el siglo pasado.
Ganador del Premio México de Periodismo en 2015.
Siempre busco pero no encuentro…