El México que viene puede ser dependiendo del caos que se forme después de las elecciones, uno mejor o uno peor depende de qué lado se encuentre cada quién.

Y es que, según encuestas amañadas y sin amañar, los unos y los otros son amplios favoritos para dominar o para equilibrar las fuerzas políticas de este país.

Pero le digo algo.

La mera veldá, cualquiera que sea el resultado sin duda habrá amplios ganadores en la sociedad civil, pues las oportunidades de generar riqueza y bienestar serán amplias para los emprendedores.

No por nada este país es, a pesar del discurso oficial, una de las mayores economías del mundo, uno de los mayores en diversidad natural, y una fuente de riqueza que ambicionan muchos ciudadanos de Hispanoamérica, no por nada estamos experimentando la llegada de venezolanos, colombianos, argentinos, chilenos, uruguayos y cubanos como nunca antes.

Todos esos migrantes vienen por el sueño mexicano, ese en el que este país es el que les brinda oportunidades de generar riqueza para ellos y sus familias, para que puedan tener una mejor vida que en sus países de origen.

Pero eso no lo ve usted en las noticias, ni lo dice lopes en su circo mañanero veldá.

Ahora bien si usted es uno de esos millones beneficiados por las políticas públicas de los unos o de los otros, pues entonces sí que está en problemas, ya que puede perder su hueso o apoyo, como le quiera usted llamar.

Pues son los millones de “beneficiarios” de los unos o de los otros, quienes cual jauría emperrada, se dedican a insultar, amedrentar, amenazar e incluso a asesinar a los “otros” los enemigos del país, en pos de que sus líderes sean los ganones de la elección más choncha de la historia.

Pero en este país también habitamos ciudadanos que con nuestra bolsa de palomitas, asistimos a estos grandes circos electorales y que vamos, según se presenten las circunstancias, moviendo nuestras fichas para seguir conservando nuestras empresas, grandes, medianas y pequeñas.

Somos quienes sí contribuimos al verdadero progreso nacional, quienes empujamos la economía cada mañana, al producir, al comprar, al vender, al prestar servicios, al pagar impuestos.

Quienes no nos escudamos en nuestra pobreza para evitar hacer nuestra parte en el desarrollo de nuestra comunidad, de nuestra colonia, nuestro barrio, nuestro país.

Quienes buscamos mejores oportunidades para nuestra familia, y nuestro círculo social.

Quienes sabemos que somos pueblo, aunque no nos identifiquemos con el bocón de la oficinota, porque usamos metro y autobús, vamos al mercado por nuestro mandado y compramos en el tianguis nuestra ropa.

Porque sabe que, así ayudamos a nuestra comunidad, a nuestros vecinos y amigos, el dinero lo dejamos aquí, a quienes se esfuerzan de manera honrada por ganarlo.

Así que pues perdón si no me interesa su elección más choncha de la historia, estoy ocupado generando riqueza y pagando mis impuestos para que este país pueda avanzar.

Por ello le digo, habemos en esta nación quienes sí sabemos en qué país vivimos, y que oportunidades tenemos gracias a ello, quienes valoramos lo que somos y lo que hemos hecho como nación.

Quienes no vivimos en el pasado y el rencor, quienes miramos hacia adelante con la certeza de nuestro futuro.

Perdón si no vemos el mismo país que ustedes, pero estamos trabajando en el México que viene…

Por: Netzahualcoyotl Paredes

Periodista, Fotógrafo, Gamer, Lector y Cinéfilo.
Presente en medios de comunicación desde el siglo pasado.
Ganador del Premio México de Periodismo en 2015.
Siempre busco pero no encuentro…