Hace dos años millones de votantes ejercieron su derecho de cambiar el país y votaron por el actual presidente.

Unas elecciones históricas, únicas y extraordinarias se celebraron.

Millones pedían un cambio de rumbo para esta nación, exigían un alto a la corrupción, y a la impunidad.

¡Fíjese bien!… la corrupción y la impunidad, esos temas son los que llevaron a Lopes al Palacio Nacional.

Así lo confeso en entrevista para Epigmenio Ibarra, productor de televisión que viajo con él y tuvo la oportunidad de ir realizando entrevistas que aclaran gran parte de las decisiones que toma el Presidente cada día.

Por supuesto que una cosa es por la que unos votaron y otra la agenda personal del Presidente.

Y por ello le pido no pierda de vista mucho, porque hay que estar en todo.

Por ejemplo, si usted voto por Lopes, acuérdese porque lo hizo.

Si la respuesta es para acabar con la corrupción, le invito a que reflexione sobre hechos, no sobre palabras y de verdad, aquí no se trata de echar culpas sino de reflexionar, ¿se ha acabado con la corrupción a dos años de aquellas históricas elecciones?

Y si usted me contesta que para eso se necesita tiempo, solo le preguntaría, ¿Cuánto?

Déjeme preguntárselo de otra manera.

¿Está usted dispuesta o dispuesto a esperar 6 años o más para que se vean resultados claros en el combate a la corrupción?

Y lo mismo en seguridad, ¿cuantos años debemos esperar a que “algo llamado 4ª trasformación” suceda y la ciudadanía se sienta segura en el trasporte público, en sus negocios, en sus casas?

Considere esto, hoy nace una persona y en 12 años habrá vivido dos sexenios de que…

De lucha contra los enemigos de la cuarta, contra el imperio del mal o lo que sea que se pueda inventar.

¿Y los niños que acudieron con sus padres a celebrar el histórico triunfo qué? Como recordaran esa tarde cuando tengan 18?

Quizás sean los más decepcionados del actual régimen, recuérdelo, quienes hoy votaron en masa son los decepcionados del PAN del 2000 y 2006.

Hace dos años un Tsunami de trasformación anunciaba su llegada a México, muchos esperaban que lavara nuestra nación y después viviéramos felices para siempre, en un México Magnifico que sería la envidia mundial.

Pero parece que el pronóstico no fue certero, y le digo, hechos, resultados.

Más allá de solo algunos, y muchos cuestionables la realidad, esa terca realidad, es que, no parece haber cambiado nada, siguen los programas clientelares, siguen los hechos delictivos, sigue habiendo corrupción.

Así que… ¿Por qué me dijo que había votado?

Y entonces que, ¿qué hacemos?

Por: Netzahualcoyotl Paredes

Periodista, Fotógrafo, Gamer, Lector y Cinéfilo.
Presente en medios de comunicación desde el siglo pasado.
Ganador del Premio México de Periodismo en 2015.
Siempre busco pero no encuentro…