De acuerdo con cifras de Statista, durante el segundo semestre del año pasado 40% de la producción de energía en Europa dependió de combustibles fósiles. Asimismo, la propuesta del Green Deal Europeo surgió como medida para responder al incremento de emisiones de carbono por estos combustibles, con objeto de mantener el aumento de temperatura global por debajo de 2 grados centígrados en 2030. En este sentido, especialistas de la Unión Europea (UE) indicaron que la empresas e industrias deben prepararse para adoptar el esquema de reducción de emisiones propuesto en la política Fit for 55.

Ursula Gertrud Albrecht, presidenta de la Comisión Europea (CE), dio a conocer las nuevas políticas agregadas al Green Deal Europeo. Fit for 55 se basa en 55 objetivos y medidas relacionadas con el uso de combustibles e infraestructura de comercio dentro y fuera de la UE. La presidenta informó, el comercio aéreo y marítimo tendrá que adaptarse a los lineamientos del Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea (EU ETS). El cambio más significativo radica en una reducción de 55% de emisiones de carbono durante la década actual, frente al objetivo original de 40%, agregó.

Asimismo, el portal oficial de UE agregó, algunas de las modificaciones que las empresas deberán tomar en cuenta incluyen: reformas en el impuesto sobre los energéticos, enmiendas orientadas al uso de biocombustibles y combustibles basados en hidrógeno, creación de una directiva para evaluar el nivel de sostenibilidad de las infraestructuras, regulaciones en emisiones de dióxido de carbono en automóviles de pasajeros, uso de energía de la industria de construcción, y revisiones con respecto a las emisiones de metano en sector privado y público. La organización no gubernamental Medio Ambiente y Transporte (T&E) indicó que Fit For 55 será un motor importante para implementar combustibles verdes en transportes de aviación y marítimos.

El Foro Económico Mundial (WEF) indicó, el Green Deal Europeo tendrá un enfoque doble para las empresas en la nueva normalidad: responder a la crisis económica y asegurar sostenibilidad a largo plazo. Según su investigación, las áreas más importantes son biodiversidad, agricultura sostenible, energías limpias, construcción, energía eléctrica y movilidad. Para ello será necesario un esfuerzo colaborativo entre las industrias, que conduzca a reducir la huella de carbono y cambiar a recursos renovables, así como un estímulo por 1 trillón de euros.

Frente a los cambios que empresas europeas deberán adoptar en esta política, especialistas del WEF consideran indispensable la aprobación ciudadana. 70% de las personas consultadas indicaron que esperan mejores políticas ambientales por parte de la UE, mientras 70% comentaron tomar medidas a nivel individual.