De acuerdo con la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico), esta institución ha decidido incrementar la tasa de interés de referencia en 25 puntos. Ello debido a la preocupación sobre una duración prolongada en los niveles elevados de inflación, indicó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), en un comunicado para el equipo de NotiPress. Banxico indicó, la inflación general cumplirá su meta de 3% hasta el tercer trimestre de 2020, un trimestre después al mencionado en su último análisis.

Según el CEESP, la recuperación económica en forma de rebote por el regreso de las actividades productivas en la nueva normalidad ha contribuido a una forma transitoria de inflación. Asimismo, junto con los precios de energéticos y paulatina normalización de diversas actividades que no están con capacidad máxima, la empresas podrían ceder ante presiones inflacionarias al abrir nuevamente. La información indicada por el centro de estudios agregó, los precios al consumidor se elevaron de manera considerable en este periodo, con una comparación anual del 6% y una inflación anticipada de hasta 5.7%.

El sector privado advirtió, ante estos factores y la crisis sanitaria, es necesario examinar los incrementos mensuales en los índices de precios para observar y determinar las presiones inflacionarias. «La inflación del índice subyacente es el indicador que marca la tendencia general de mediano y largo plazo del nivel de precios y medición de la presión inflacionaria», agregó. El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró un incremento mensual elevado de manera substancial durante los meses de la nueva normalidad. Según Banxico, la tasa anual es de 0.3% mensual, luego de experimentar una baja dispersión en 2018, 2019, y la primera mitad de 2020. Por su parte, el promedio de esta tasa entre diciembre y mayo de 2021, durante los meses clave de la nueva normalidad, alcanzó 0.46%.

Dicho incremento fue relativamente homogéneo y generalizado frente al mismo periodo en años anteriores, con valores en los principales indicadores económicos que muestran un constante efecto rebote, comentó el CEESP. Las presiones inflacionarias se ubican más allá de los efectos de cambios previos relativos dentro del INPC, e indican que el dinamismo acelerado del regreso a las actividades podría ser transitorio. En opinión de diversos especialistas consultados por el sector, la idea de un impulso inflacionario meramente transitorio se apoya en el enfoque sobre el subíndice no subyacente al lidiar con rubros de precios por parte de las autoridades. Al respecto destacaron las fluctuaciones en el precio de la gasolina, con incrementos anuales de 17.7% y 24.4% durante la primeras dos semanas de junio.

Especialistas del CEESP concluyeron, Banxico debe tomar precauciones y medidas de prevención para evitar el deterioro de las expectativas de inflación en el país. En ese sentido debe fortalecer su credibilidad como organismo independiente de la política monetaria mexicana, en tanto el sector privado no descarta la posibilidad de un nuevo ciclo de alzas en la tasa de interés para expectativas inflacionarias oficiales. Asimismo, al presentarse criterios inflacionarios divergentes, por parte de esta autoridad financiera y el sector privado, la inflación debe buscar una estabilidad cambiaria y no salirse de control.