Datos del sitio web del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo revelaron, el 55 por ciento de la población mundial, traducido a 4,5 mil millones de personas, vive en ciudades. Asimismo, los expertos de Naciones Unidas (NU) prevén que para 2050 la población urbana aumente a 6,5 mil millones de individuos.

En vista del crecimiento de las ciudades y su población, los desarrolladores están interesados en diseñar ciudades con más áreas verdes para mejorar la vida de las personas. Es por eso que Stanford Natural Capital Project ha desarrollado un software gratuito de código abierto para crear ciudades sostenibles. Urban InVEST es el primer software de su tipo y permite la combinación de datos ambientales, con datos demográficos sociales y económicos y patrones de temperatura. Las personas que lo utilicen pueden acceder a fuentes de datos globales y satélites de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio, (NASA por sus siglas en inglés).

La principal función del innovador software es elaborar mapas para visualizar los vínculos entre la naturaleza y el bienestar humano en un área determinada. Este programa puede maximizar los beneficios para las comunidades urbanas, como la protección contra las inundaciones y la mejora de la salud por medio de áreas verdes.

Anne Guerry, directora de estrategia y científica principal del Natural Capital Project mencionó en un comunicado de prensa que: «La naturaleza urbana es un benefactor multitarea: los árboles en su calle pueden bajar las temperaturas, por lo que su apartamento está más fresco en los días calurosos de verano. Al mismo tiempo, están absorbiendo las emisiones de carbono que causan el cambio climático, creando un lugar libre y accesible para mantenerse saludable a través de la actividad física y simplemente hacer de su ciudad un lugar más agradable para estar».

Para poner a prueba al software Urban InVEST, este fue utilizado en distintas ciudades del mundo; París, Francia; Lausana, Suiza; Shenzhen y Guangzhou, China y Estados Unidos fueron algunas de ellas. En Shenzhen, China, los desarrolladores usaron Urban InVEST para calcular cómo la infraestructura natural como parques y bosques podrían reducir daños en caso de una tormenta. Llegaron a la conclusión de que la naturaleza de la ciudad ayudaría a ahorrar 25 mil millones de dólares en daños al absorber la lluvia y evitar inundaciones. Otro ejemplo fue en París, donde el software ayudó a determinar en qué ubicaciones las inversiones de espacios verdes podrían ser efectivas para mejorar la salud y el bienestar de los habitantes de esa ciudad.

El crecimiento de las zonas urbanas en un futuro es un hecho, es por esto que los desarrolladores del software Urban InVEST ya están visualizando ciudades sostenibles. Con la intención de planificar la construcción de ambientes más verdes que ayuden a mejorar la calidad de vida de las personas y al mismo tiempo a ahorrar dinero.