En los regímenes democráticos el estado es el garante de la seguridad, la administración de la justicia, la salud y el desarrollo económico.

Esas son sus funciones principales.

Por ello si la seguridad falla, es su deber y responsabilidad realizar las acciones necesarias para corregir esas fallas o generar nuevas estrategias que disminuyan los delitos que afectan a la ciudadanía y el desarrollo económico y social.

Lo mismo debe ser en los otros aspectos como la salud y la educación.

Y también es su responsabilidad procurar que la impartición de justicia sea rápida y efectiva.

Y eso se plasma en el contrato social que la ciudadanía adquiere con el estado.

Por ello afirmar que es el presidente Calderón el culpable de las miles de muertes de la narco guerra y los bebes de la guardería ABC, es totalmente fundado.

Así como a Peña Nieto le corresponden las masacres de los 43 de Ayotzinapa y Tlataya.

La del 68 a Ordaz, la del 71 a Echeverría, la de cananea a Díaz etc.

El punto es claro, es el estado y quién encabeza el estado el responsable, ya sea por acción, cuando es el que las promueve u organiza (como en el 68 y el 71), cuando las causa indirectamente (Como en Acteal y Aguas blancas) o por omisión (cuando se desentiende y evade su responsabilidad como en Ayotzinapa).

Así queda claro que las 137 muertes por el huachicol en hidalgo en el 2019, son por culpa y falta de responsabilidad del Presidente, las otras miles por la inseguridad y el crimen organizado también, y las últimas 27 por el accidente de la línea 12 del metro de la Ciudad de México pos también.

Sin embargo la atención del presidentito lopes, al que la oficinota le queda grande, esta puesta en el Norte, y no en mantener o acrecentar la buena vecindad con nuestro mejor cliente (EEUU), sino en descarrilar mediante faramallas y argucias a los dos punteros de la contienda electoral de Nuevo León, que están dándole una autentica arrastrada a su mediocre candidata de Morena.

De ello dio color cuando en la kermesse mañanera admitió que si estaba metiendo las manos en la contienda y que fue su instrucción a la FGR la que generó las investigaciones que hoy se llevan a cabo en contra de los dos candidatos punteros, acusados de los mismo que el hizo y que también hacen muchas de sus candidatas de Morena, prometer dinero en tarjetas si ganan la elección.

O sea los míos si lo pueden hacer pero los demás no.

Así el pequeño lopes le muestra a la ciudadanía cuáles son sus prioridades, si ya nos quedaba claro que ir a saludar a la mamá del mayor criminal, asesino, torturador y rata de este país es una cosa que sí puede hacer, pero ir a ver cuál es el estado de las personas afectadas por el accidente de la línea 12 no. Mucho menos hablar de culpables de ese accidente “provocado”, si provocado por la corrupción del hoy secretario de gobernación su “carnal” Marcelo.

Además prometer no empobrece, si lo sabrá él, porque la corrupción sigue, la inseguridad sigue, la pobreza crece, las inversiones se van, la salud de la población disminuye y los costos de cancelar las obras y los programas anteriores que si funcionaban, pues aunque le duela son muy altos.

Debería lopes enfocar sus energías en impulsar la economía, y no nada más sus trenes y refinerías de juguete y sus caminitos malhechos.

Debería lopes fortalecer la seguridad y la administración de la justicia a través de su mayoría en el congreso con la puesta en marcha de leyes y reglamentos que si castiguen y eviten la comisión de faltas y delitos.

Debería lopes encaminar acciones que permitan la libre competencia en la salud, la educación y la tecnología, que son científicos, inventores y emprendedores lo que nos hará avanzar como nación y no regalar el dinero para seguir generando pobres votantes.

Debería pero no lo hace, por ello si el país está jodido, se cae el metro, secuestran y matan jóvenes y nuestros científicos y emprendedores huyen.

Pos la culpa es del presidente, ¡Cómo chingados no!

Por: Netzahualcoyotl Paredes

Periodista, Fotógrafo, Gamer, Lector y Cinéfilo.
Presente en medios de comunicación desde el siglo pasado.
Ganador del Premio México de Periodismo en 2015.
Siempre busco pero no encuentro…