La interpretación es un fenómeno nos sirve para formar opiniones e informarnos.

La Real Academia de la Lengua Española (RAE) define a la interpretación como explicar acciones, dichos o sucesos que pueden ser entendidos de diferentes modos, odeclararelsentidodealgo, también como concebir, ordenar o expresar de un modo personal la realidad. Es decir, es parte del punto de vista o del enfoque que se le de a un tema determinado.

Hace unas semanas la Organización de las Naciones Unidas publicó el informe de la Felicidad 2020 (World Hapiness Report 2020), en el que México bajó un lugar dentro del ranking respecto al año anterior, del puesto 23 hemos llegado al 24. El reporte interpreta los datos obtenidos en 2019, en este orden, el reporte del 2019 se basó en información del 2018.

Dentro de las distintas interpretaciones de los datos nos encontramos con que el apoyo social disminuyó, mientras que la libertad de tomar decisiones aumentó, así como la generosidad. Conforme los criterios del reporte no muchos de nosotros contamos con el apoyo de personas al estar en problemas, sin embargo, estamos satisfechos con el poder decidir sobre a que dedicar nuestra vida, y hemos donado a la caridad en los últimos meses.

Conforme los datos del Informe la interrogante es:

 ¿El triunfo de la democracia pesa más que la generosidad y el apoyo social?

Por otro lado, hace poco leí un Informe de Resultados del Gobierno de una de nuestras 31 Entidades Federativas, en el que interpreta el incremento de querellas (el lenguaje jurídico que hace referencia a poner en conocimiento a las autoridades competentes sobre delitos) como el aumento a la confianza hacia los órganos de Procuración de Justicia.

El dato expuesto genera la siguiente duda:

¿Esta información también se puede interpretar como un aumento a la inseguridad en el Estado?

Algunas veces interpretar lo que vemos, lo que oímos e incluso lo que sentimos es demasiado complicado. Debemos que recordar que la interpretación, es parte cómo nos comunicamos en nuestro alrededor.

La objetividad debe permear para evitar herir o incluso victimizar. Recordar que la interpretación es una tarea que se lleva a cabo desde varios aspectos, algunos tan empíricos como los prejuicios y otros tan estudiados como la hermenéutica, no hacen más que dejarnos una pregunta en mente:

¿Cuántas veces no nos han dañado o hemos dañado a causa de mala interpretación?

Twitter: @ameyalliamador

Por:  Ameyalli Amador

Abogada y politóloga egresada del Tecnológico de Monterrey, con especial enfoque a temas de equidad, bienestar y derechos humanos. Se ha desempeñado como asistente de investigación en materia de Estado de Derecho, ética y violencia de género, con especial interés en protección de grupos vulnerables y de descubrimiento de las nuevas vertientes del derecho cibernético. Busca la activa de distintas disciplinas para generar políticas de bienestar. En la actualidad tiene en desarrollo estudios sobre la pobreza, el género y la tecnología como un posible factor de riesgo en la violencia de género.