Por: Carmen Lizola

A estas alturas del periodo de confinamiento creo que es seguro decir que todos hemos estado en casa más tiempo del que nos gustaría, y por supuesto, del que estamos acostumbrados. Para quienes no eran gente “de calle” y disfrutaban de pasar tiempo en casa, tal vez la cuarentena no ha sido muy complicada de sobrellevar, sin embargo, hay algunos otros que no acostumbraban a pasar tanto tiempo y en casa, y para ellos, esto ha comenzado a convertirse en un verdadero suplicio.

            Si a esto le agregamos la mala fortuna de tener “malos” vecinos, el periodo de cuarentena puede volverse algo literalmente, insoportable. En estos últimos días me ha tocado leer en más de una ocasión sobre lo complicado que se puede volver convivir incluso con tus vecinos en estos días; las historias nos dicen de todo, quienes se quejan por los vecinos que aún siguen haciendo fiestas y recibiendo invitados, los que se pelean y son gritones, los que ponen música a todo volumen a las 3 de la mañana como si el resto no disfrutara de dormir, quienes tienen mascotas con una vida nocturna muy activa… y la lista podría volverse interminable. Si en este momento estas pasando “¡que suertudo! Yo no tengo ningún vecino molesto, aguas, en una de esas eres tú así que, aquí hay algunos puntos importantes a cuidar para evitar que tus vecinos te alucinen:

  • Cuida el ruido que haces. Estás en tu propia casa y si bien tienes derecho a hacer el ruido que quieras, un poco de conciencia social no le cae mal a ningún de nosotros; cuida el volumen del ruido que haces y también las horas, muy de mañana o tarde por la noche nadie agradece tus conciertos, por muy buen gusto en música que tengas.
  • Evita tener fiestas o visitas. Todos estamos extrañando el contacto social, pero este no es momento para eso; evita recibir visitas en tu casa sobre todo si son grupos grandes, además de que es un acto irresponsable en estos momentos podrías estar poniendo en riesgo a personas que no lo han pedido.
  • Respeta la distancia física en espacios comunes. En algunas comunidades es imposible no salir de casa de manera literal, algunos debemos salir así sea solo a tirar la basura o recoger el periódico por las mañanas; si debes salir de casa, asegúrate de respetar la distancia física que mantienes con los otros, recuerda además que en la medida en que te cuidas tú nos estás cuidando a todos.
  • Se amable e intenta ayudar a otros en lo que puedas. Una palabra de aliento, una sonrisa en la calle o hacer un favor a quienes son vulnerables y lo necesitan no solo te hará sentir bien contigo mismo, sino que realmente contribuirá a mejorar tu sociedad.
  • Haz tu parte para mantener limpias las áreas comunes. Hay que cuidarse de los gérmenes hoy más que nunca; dejar limpias las áreas comunes que utilices no solo habla de gentileza y educación, sino que también contribuye al bien y salud sociales.
  • Sé paciente. Todos estamos cansados y un poco hartos de la situación, pero nadie está en esto porque lo haya decidido, aprovecha esta oportunidad para practicar el ser paciente, servirá además para que desarrolles un buen hábito para tu vida futura.