Acompañado de su perro Buda, con el pelo rosa y unas gafas oscuras, el cantante colombiano Maluma entró este jueves a un motel de la Ciudad de México para presentar su más reciente disco “The Love & Sex Tape” y en un encuentro con la prensa reafirmó su amor por el país y la música de legendario Vicente Fernández.

“Soy lo que soy gracias a Vicente y a la cultura mexicana, lo he escuchado desde que soy un niño, inclusive venía en el coche escuchando canciones de Vicente y Alejandro, es de mi música favorita”, expresó el cantante de 28 años en su paso por la alfombra rosa.

Juan Luis Londoño Arias (Medellín, 1994) aseguró que es un gran amigo de la familia Fernández y que al enterarse de la muerte del ídolo mexicano le dolió mucho no haber logrado hacer una colaboración con él.

“Lo único que me falto fue hacer una canción con él, siempre lo dije y siempre hable de eso”, resaltó.

El cantante dará dos conciertos en la Ciudad de México los días 10 y 11 de junio en el Palacio de los Deportes como parte de su gira “Papi Juancho” y aseguró que para él era un honor poder presentar su séptimo disco en una ciudad que impulsó tanto su carrera en sus inicios.

«Es un álbum hecho con mucho amor, de mucho reguetón, de la música que me gusta hacer a mí y por eso precisamente lo quería hacer aquí en la Ciudad de México, porque para mí representa mis inicios, mis raíces soy lo que soy gracias a México y todo el cariño que me ha brindado durante mi carrera», mencionó el cantante.

El disco es un regreso a sus orígenes musicales con un reguetón más clásico, trap y tintes más callejeros y urbanos que marcaron los inicios de su trayectoria y que explora en colaboraciones con artistas como Feid, Chencho Corleone, Jay Wheeler y Lenny Tavárez, Arcángel y De La Guetto.

El cantante también celebró la reconciliación entre su amigo y compatriota J Balvin con el cantante de regional mexicano Christian Nodal después de que ambos protagonizaran una discusión en redes sociales por una broma de Balvin que fue malentendida por el autor de «Adiós amor».

«Ellos como unos caballeros maduros tomaron la decisión de que eso no era un buen ejemplo para la gente y la juventud. Esos chistecitos tienen un peso detrás y uno no se puede poner a limar sus asperezas delante de la gente (…) si armaron el pedo a nivel público, tenían que cuadrarlo de la misma manera», opinó.