La selección de México se tomó la revancha de la fase de grupos ante Japón, le devolvió la moneda de aquella derrota, y con un par de acciones a balón parado en la primera mitad y otra en la segunda, aseguró la consecución de la medalla de bronce de los Juegos de Tokio 2020.

Un penalti transformado por Sebastián Córdova y un par de testarazos de Johan Vasquez y Alexis Vega, tras una falta y un córner botados por el propio Córdova, sellaron el acceso al podio olímpico del ‘Tri’ por segunda vez en su historia tras el oro logrado en Londres 2012.