7 años, 93 días, 10 horas, 11 minutos, 42 segundos y contando regresivamente es el tiempo que tiene la humanidad, cuando comencé a escribir, para cambiar radicalmente su estilo de vida y poder salvar el planeta tal y como lo conocemos.

El dicho “el futuro siempre es mejor” está en jaque durante los próximos años, críticos para el desarrollo de nuevas tecnologías y métodos para la cotidianidad, industrias como la ropa de moda rápida, automotriz, aerocomercial y las propias ciudades tendrán que cambiar radicalmente, romper paradigmas y llevar el presupuesto a soluciones verdes. Es precisamente lo que el Reloj Climático mide, el tiempo que le queda al mundo tomando en cuenta el consumo de carbón actual, y mide el porcentaje de energías verdes usadas, actualmente el reloj marca 27.76% de consumo de consumo de energías limpias, falta dar un salto gigante.

Como mencionan en la película Interestelar de Christopher Nolan de 2014:” Tenemos que ir más allá de nuestra propia existencia. No podemos pensar como individuos, sino como especie”. Es momento de cuestionar los hábitos individuales de consumo, encontrar un segundo, un tercer y hasta ene número de maneras de reutilizar ropas, plásticos, etc., transportándonos en medios que no utilicen combustibles fósiles, las acciones individuales pesan ahora más que nunca.

Ciudades como Ámsterdam han dado un paso adelante como modelos de urbanización, las ciudades del futuro próximo no son con autos voladores o con mil puentes de concreto a lo largo y ancho, es con bicicletas, patinetas, patines, algunas estaciones de carga para vehículos eléctricos, llena de árboles, jardines verticales, huertos urbanos, donde el peatón tiene la prioridad absoluta y el transporte público es eléctrico y eficiente, desprendiéndonos de algunas maravillas modernas y reencontrándonos con el pasado, bien dicen que siempre se regresa a los orígenes.

En cuanto a el uso de energías verdes en la industria automotriz podemos voltear a ver a TESLA, Toyota, BMW, Honda cuyos modelos eléctricos son lo mejor del mercado y los precios serán cada vez más accesibles en los próximos años, además de que los vehículos eléctricos ganan popularidad gracias a eventos e instituciones como la Fórmula E, la equivalente a Fórmula 1 pero con vehículos impulsados por electricidad. ZeroAvia que está haciendo lo propio en la industria aerocomercial, que logró concretar el primer vuelo impulsado por hidrógeno en un avión de grado comercial o Alice, el avión eléctrico de Eviation que promete revolucionar la industria. 

Concienticemos sobre el daño que nuestros hábitos causan al mundo, no esperemos al actuar de los demás, de las élites industriales, políticas, etc., actuemos por el bien común y no por el individual, busquemos la manera de hacer más longeva nuestra estadía en el planeta y lo más verde posible.

7 años, 93 días, 7 horas, 52 minutos, 33 segundos…

Por: Jose Cuevas

Originario de Hidalgo, egresado con honores de Ingeniería Industrial y de Sistemas por parte del Tecnológico de Monterrey, enfocado a calidad, procesos de manufactura y diplomado en Negocios Internacionales, con experiencia como consultor y profesor. Interesado en la historia y el desarrollo de aspectos tecnológicos, sociales y biológicos del ser humano, siempre en búsqueda activa de conocimiento y apasionado por el futuro.