En contra de todo estereotipo, Sonia Férnandez Vidal, una doctora en el campo de la Información y fenómenos cuánticos tiene la habilidad de crear asombrosas historias llenas de creatividad y ciencia. La española ha trabajado en importantes compañías tales como el CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear), el Laboratorio Nacional de los Álamos y el Instituto de Ciencias Fotónicas.

Esta historia se centra en Laila, una chica que pasará su verano pre-universitario trabajando en uno de los lugares donde reside gran parte de las mentes más brillantes del planeta, el CERN. Pero Laila simplemente trabajará en la Cafetería 1 del lugar para ganar algo de dinero para su universidad. Las cosas en el CERN nunca son como se esperan, desde la despampanante rubia genio que tiene como compañera de habitación, el guapo reportero Italiano que la frecuenta casi todos los días en la cafetería y el amable y misterioso cientifico del que se enamoro.

Durante su estadía en el CERN, Laila tendrá la oportunidad de poner a prueba sus conocimientos al rodearse con personas expertas en el campo cientifico además de intentar descubrir los sentimientos que el italiano y el genio investigador causan a su corazón. Laila irá escribiendo cartas a su padre para contarle todas aquellas cosas que ha aprendido durante el CERN además de detallar de vez en cuanto su rutina tranquila en la cafetería. Con el pasar de los días, descubrirá no sólo los secretos que podría ocultar nuestro universo o su creación sino también unos cuantos de sus compañeros.

Esta novela, resalta las inseguridades de Laila al sentirse una chica promedio rodeada de genios, premios Nobel y futuros premios Nobel. Pareciese que aquel lugar no deja de hecharle en cara que ella como una simple camarera no podría competir por llamar la atención o mantener una simple conversacion de física. Sin embargo, Laila subestima al principio su capacidad por retener información y entender las cosas y de esta manera se da cuenta de cómo la ciencia rodea nuestra vida a cada instante. ¿Podrá Laila en tan sólo un verano entender los secretos del universo y entender la ecuación más importante para ella?

Fernández – Vidal encuentra el equilibrio perfecto entre una trama dramática de un triángulo amoroso y anécdotas cientificas. Su pasión por querer compartir detalles de la ciencia logra crear una historia mágica y simple que puede hacernos olvidar que la historia de amor es ficción pero nos enseña cuan real puede ser las investigaciones en su campo.

 <<Sin ciencia, el amor es impotente;
Sin amor, la ciencia es destructiva >>.

BERTRAND RUSSELL