¿Alguna vez has conocido a una persona que roba por placer o pareciera que no lo puede evitar? O ¿te has enterado de que alguien ha robado y no has podido entender las razones de por qué lo hizo? Tal vez has estado frente a un cleptómano.

La cleptomanía es un trastorno del control de impulsos que es caracterizado por la incapacidad de la persona de detenerse al querer robar y aunque es más común en las mujeres se puede presentar en personas de cualquier sexo, en cualquier etapa de la vida.

Este trastorno podría tener similitud con las adicciones, ya que se caracteriza por la incapacidad de detenerse al llevar a cabo la acción; sin embargo, es muy importante mencionar que a diferencia de las adicciones quienes sufren de cleptomanía no sienten placer al robar, lo que sienten es una disminución de la tensión originada por el deseo de tomar lo que no les pertenece.

No es cuestión tampoco de falta de recursos económicos u otro tipo de necesidades; aunque hay quienes presentan preferencia por robar algo en específico la mayoría de los cleptómanos son indiferentes sobre aquellos objetos que desean obtener. Otra característica que nos hace darnos cuenta que no se trata de un robo por necesidad, sino por cleptomanía es el uso que se le da a los objetos robados; en muchas ocasiones los objetos son solamente acumulados o desechados, no son utilizados ni revendidos como puede observarse en aquellas personas que roban por necesidad.

Como mencioné antes, el trastorno se caracteriza por la dificultad del control del impulso, en el que llega la necesidad de robar y ésta genera mucha incomodidad para quien la sufre, la cual solo puede ser disminuida hasta que se roba el objeto. Debido a esto el trastorno puede ser tratado de forma parecida a los trastornos dentro del espectro obsesivo – compulsivos, comúnmente mediante técnicas terapéuticas de la corriente cognitivo – conductual.

Si conoces a alguien de quien sospechas que podría sufrir de este trastorno hazle saber que no está solo, que no lo juzgarás por sus actos y sobre todo, que puede obtener apoyo mediante psicoterapia para mejorar su situación.

Por: Carmen Lizola