Freshworks compartió con NotiPress un nuevo estudio en el cual se destaca que 91 por ciento de los empleados se frustran por la tecnología inadecuada en el lugar de trabajo. Por ello, las empresas a nivel mundial enfrentan una posible crisis en el recinto laboral que podría perjudicar la productividad al afectar la salud mental y la capacidad de retener talento.

Tras la pandemia, según KPMG, aumentó la inversión tecnológica como consecuencia del trabajo híbrido. Las empresas llegaron a gastar lo equivalente a 15 mil millones de dólares extra a la semana en tecnología para permitir el trabajo a distancia durante la pandemia de la COVID-19.

Sin embargo, Freshworks, empresa nacida en India, descubrió que los empleados reportaron fallos generalizados en la tecnología del sitio de trabajo. Con un 51% de quejas se encontró la lentitud, lo cual se vio seguido por el prolongado tiempo de respuesta de los equipos con 34%. Después, con 30%, se encontraba la falta de colaboración entre departamentos, con 28% la ausencia de funciones importantes y finalmente, la falta de automatización con 25%.

Además, se señaló que cuando los empleados adoptan nuevas tecnologías y herramientas, se frustran y el mayor reto presentado son las aplicaciones difíciles de usar. Los trabajadores no cuentan con el tiempo suficiente para aprender a utilizar un nuevo software, de acuerdo con el 69% de los directivos. Por su parte, el 67% dijo que las ventajas no suelen explicarse adecuadamente a los trabajadores.

Particularmente en México, la encuesta realizada por Censuswide, arrojó que 42% de los empleados se frustran por ciertos dispositivos en el trabajo. En contra posición, el 45% dijo considerar que el desempeño de la tecnología en su trabajo tiene un impacto relevante en su felicidad. Además, 90.2% de los empleados esperan una respuesta rápida de TI cuando tienen un problema tecnológico.

También el estudio señaló que 44% de los trabajadores a nivel mundial consideran la posibilidad de cambiar de trabajo porque se frustran. Siendo, el uso de la tecnología como uno de los factores esenciales para satisfacer al trabajador. De hecho, la falta de oportunidades de trabajo flexible y las tecnologías innovadoras están entre las cinco primeras razones para cambiarse de trabajo.

Pero, no solamente la experiencia de los trabajadores se ve afectada por herramientas tecnológicas insuficientes, sino también la empresa puede sufrir pérdidas. De acuerdo con la encuesta, la tecnología obsoleta restringe la productividad de la empresa si los empleados se frustran ante los desafíos de la TI.

Asimismo, 57% de los empleados que se frustran aseguran que su software actual los hace menos productivos. Por su parte, el 44% de los trabajadores afirmaron que el tiempo dedicado a los problemas tecnológicos ha aumentado desde el inicio de la pandemia.

Casi la mitad de los encuestados aseguraron que ocupar herramientas inadecuadas en el lugar del trabajo les genera estrés y el 48% dijo ver su salud mental afectada negativamente. Además, el 38% de los directivos afirmaron que su incapacidad de ofrecer tecnología pertinente les hace sentir estresados.

Stacey Epstein, directora de marketing de Freshworks, aseguró que el software instalado en los sitios de trabajo no sigue el ritmo de las expectativas de los empleados, por lo cual se frustran. Además, según explicó, el mantenimiento de las plataformas heredadas e hinchadas perjudican materialmente la productividad y experiencia de los trabajadores.