Uno de los dos principales argumentos que lopes le vendió a muchos de quienes en él creyeron fue el determinado combate a la corrupción, el juicio y encarcelamiento de quienes saquearon al país impunemente durante décadas y confiscar bienes y riquezas para devolver al “pueblo” lo robado.

Un discurso poderoso por donde se le mire.

Porque ¿quién en su sano juicio va a no querer que eso suceda?

Y por su pollo que millones de “ilusos” le compraron su discurso, apostaron a sus ideales y buscaron de manera legítima impulsar un cambio verdadero.

Lo que no vieron esos millones de votantes – y que algunos miles no terminan de ver aún – es que lopes, curtido en la batalla popular gracias a la escuela P R I I S T A, no buscaba un cambio verdadero, no lo hizo en el DF cuando saqueo las arcas para construir su movimiento e impulsar su candidatura.

Que su tan cacareado discurso es en realidad una retórica de la vieja escuela, emanada de los estudios en comunicación de la escuela de Berlín, y usada por los Nacionalsocialistas alemanes para construir una percepción pública favorable a su movimiento.

Y así, millones de mexicanos que no salen de su país, le creyeron que estábamos muy mal, que casi casi nos carga el payaso si él no llega a la presidencia, y que es gracias a él que Mexico está saliendo adelante.

Y su sed de poder, su sueño guajiro de perpetuarse en poder pasa por poder legitimar sus actos, basado en el supuesto “apoyo popular” del que presume.

Y es que en el proceso de construcción de una identidad favorable para su causa, se inventó como enemigos del pueblo es decir de los 30 millones de votantes que tuvo en el 2018, a la verdadera mayoría del país, al otro pueblo pues, a los más de 80 millones que NO votaron por él, y que mágicamente pasamos a ser “conservadores, adversarios, saqueadores, y enemigos del pueblo y del desarrollo del país”

Pero Lopes se equivoca si no es capaz de ver que México es mucho más complejo que “los buenos VS los malos”

Y se equivoca si piensa que somos ignorantes y estúpidos quienes no creemos en su discurso, muchos sabemos de qué pie cojea él y “su gente”, sabemos que su tan promovida trasformación de 4ta es solo una simulación de 4ta.

Lopes sabe que prometer no empobrece, que el dar es lo que aniquila, por eso lleva décadas prometiendo que va a meter a la cárcel a los saqueadores del país, para después zafarse diciendo que si el “pueblo se lo demanda” entonces lo hará.

Así que yo en mi calidad de perteneciente al “pueblo” desde mi trinchera, que no es humilde, porque no me considero pobre ni desvalido, ni necesito que lopes me salve, le exijo que cumpla sus promesas, que aunque no vote por él si soy parte de quienes le mandamos.

Y le exijo que cumpla todas las habladas que echo en campaña, que tenga los huevitos de meter a la cárcel a Peña Nieto como lo prometió, de hacer que los Salinas- el de TV Azteca y el Pelón, paguen lo que deben, impuestos y saqueos, y que de verdad respete las instituciones que los Mexicanos hemos construidos durante muchos años.

Ya que mientras él saqueaba pozos petroleros en los 80 siendo miembro del PRI, acá en la capirucha millones de ciudadanos sacamos al PRI de Chilangolandia, así que no, no es gracias a él que en México queríamos un cambio en la política.

No es gracias a él que en al año 2000 sacamos al PRI de los pinos, fue gracias a la mediocridad, corrupción, saqueo e injusticias que promovieron los políticos emanados de la vieja escuela, esa donde lopes aprendió a dar dadivas y buscar la perpetuidad en el poder.

Ya va siendo hora de, de verdad sacar al PRI, al viejo y al nuevo llamado MORENA, al PAN y todos los partiduchos satélites que solo buscan llenar sus bolsillos, y repensar muy bien a quienes queremos como administradores de nuestra riqueza.

No es fácil, pues en el horizonte no haya nada más allá de la simulación de 4ta, pero si creo que ya va siendo de poner una mujer al frente del país.

O que, ¿quieren más de lo mismo?

Por: Netzahualcoyotl Paredes

Periodista, Fotógrafo, Gamer, Lector y Cinéfilo.
Presente en medios de comunicación desde el siglo pasado.
Ganador del Premio México de Periodismo en 2015.
Siempre busco pero no encuentro…