Como adolescente, esta fue una de las sagas más icónicas de mi vida y puedo asegurar sin miedo a equivocarme que lo fue de igual manera para muchos otros. Crépusculo viene a contarnos la historia de Bella Swan, una chica humana común y corriente, que por cambios en su vida familiar se muda a un pueblecito cerca de Seattle llamado Forks. Sabremos mediante la perspectiva de Bella como se va desarrollando su nueva etapa en un instituto nuevo y como Edward Cullen, uno de los bichos raros del clan Cullen, parece tener una gran aversión hacia ella sin motivo aparente. ALERTA DE SPOILER: Edward es un vampiro y Bella tiene la sangre más deliciosa que él ha olído en 90 años.

 Dejando de lado el odio/cansancio que la saga de Crepúsculo ocasionó hace algún tiempo, leer está historia desde el punto de vista de Edward resulta casi mágico. Meyer logra que nuestros sentimientos, que se creían perdidos desde hace años,  resurjan de las cenizas con cada página. Al leer esta historia de amor desde el punto de vista de Edward podremos simpatizar un poco más con el personaje, logrando entender sus frustraciones, sus preocupaciones y las limitantes que tienen a este vampiro atado de manos. Dando mi opinión personal, se pudo haber evitado todo el hate que las películas crearon si se hubiera respetado un poco más la trama que se planteaba en los libros. Teniendo al fin Sol de medianoche en nuestras manos, muchas dudas quedan al fin resueltas y la historia comienza a tener un tono distinto.

Bella deja de ser aquella chica solitaria, aburrida, monotona del primer libro, de hecho, resulta más extrovertida, agradabñe y especial. Bella no se veía realmente a sí misma, de la misma manera en la que Edward no podía verse a sí mismo. A los ojos de Edward, Bella era demasiado buena para un villano, pero a los ojos de Bella, Edward no es ningun villano. Resulta facinante adentrarse al mundo de los vampiros, conocer historias que jamás pudimos haber imaginado realmente, porque la imaginación de Bella no daba para más y porque lo que los Cullen le contaban a ella no poseían tantos detalles como los que nos brinda la mente de Edward. Se detalla de mejor manera el momento de su transformación, la magnitud del respeto y orgullo que siente Edward por Carlise, la manera en la que Alice maneja su don y cuales son las límitantes, los motivos de Rosalie para sentir aversión hacia Bella y lo mejor de todo, se profundizó más acerca del don de Jasper.

Todo ante los ojos de Edward resulta extremista porque desde su perspectiva, la perspectiva de un vampiro, no hay nada ni nadie que pueda contra ellos. No hay criatura más peligrosa que ellos, no hay nada que el tiempo pueda robarles, no hay momento alguno que escape de sus mentes. Es asombrosamente triste la manera en la que Edward ha sido un muerto andante hasta que encontró a Bella.

<<¿Puede romperse un corazón muerto y
helado? Yo sentí que el mío se hacia pedazos.>>

Se puede apreciar en cada palabra el amor incondicional que siente la familia Cullen hacia sus miembros. Es realmente agradable saber sobre la evolución que toda esta familia tuvo que pasar para lograr estar juntos y el apoyo que muestran hacia las decisiones del otro para el bienestar familiar.

Lo que es una sorpresa es enterarnos que Edward al final de Sol de medianoche ya esta decidido a marcharse por el bienestar de Bella. Aquí se podría comprender un poco más el porqué Edward ya estaba tan decidido a dejar a Bella en Luna Nueva. Edward estaba conciente de que podría pasar unos cuantos años con ella mientras él no límitará su vida humana, él estaba dispuesto a que ambos se hicieran compañía el uno al otro. Pero tenía la determinación de alejarse para que Bella pudiera vivir su vida normalmente, sin peligros ni sufrimiento.  Se hace una referencia a la historia de Perséfone. Para Edward él es el mismo dios del inframundo e intenta proteger a Bella de aquel destino del que él ha reprochado tanto. Para Edward, Bella representa toda su vida ya que gracias a ella, él de nuevo puede sentirse vivo, puede sentir la desesperación del paso del tiempo y puede sentir como con un simple accidente puede arrebatarnos todo. Con Bella, Edward logra recordar lo que representa ser un ser humano.  

<<Te quiero – le dije -. Es una excusa muy pobre para 
todo lo que te hago pasar, pero es la pura verdad.>>
Stephenie Meyer

Por: Paty Guzmán

Ana Patricia Guzmán es estudiante de negocios internacionales del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Apasionada lectora que comparte con nosotros las diferentes historias que vive día a día. Conocedora de la importancia de las palabras, ya que mal empleadas pueden ocasionar caos a nuestro alrededor. Sin importar el género literario, todo aquel que escribe o lee lo hace con el propósito de adentrarse a un nuevo mundo. Todos tenemos una historia que contar, ella nos ayudará a descubrir nuevos mundos para que con el paso de las páginas nos adentremos en un mundo propio.