La trasformación de 4ta es, como todas las cosas promovidas por el estado actual, solamente virtual.

De ello pueden dar cuenta las miles de mentiras y medias verdades que el primer burócrata tiene por costumbre escupir para el entretenimiento de las focas aplaudidoras que miran arrobadas por su luz espiritual.

La realidad es al final solo la interpretación de un hecho específico por parte del espectador, de ahí que los más fervientes críticos del despachante de la oficinota no atinen a comprender ¡cómo! Pero ¿Cómo es que a lopes no le hace mella ninguna de sus mentiras o errores?

Lopes es al final el reflejo de quienes votaron por él, 30 millones de personas o un poco menos ahora, piensan como él, tienen puesta su fe en él.

Y como la fe es un asunto de solo creer sin preocuparse en realizar un riguroso análisis de los hechos, pues ya está, así de fácil.

O sea, ¡pa que le pensamos y le analizamos si eso de pensar y analizar es muy de burgueses, de fifís! ¿No?

Y si se trata de debatir entonces hay que repetir hasta el cansancio que la 4ta está en marcha, que la paz, la justicia y verdad triunfarán al fin.

Que todo aquel que cuestione a lopes, es un traidor a la patria, a México, que le da todo y nada le pide, solo la fe ciega en su líder.

Y créame ante una persona ciega de fe, no hay diálogo que triunfe, ahí están los terroristas islámicos que se inmolan en aras de su fe, al paso que vamos no tardan en ponernos bombas a quienes pensamos diferente, pues nuestra solo existencia amenaza su reino.

Reino virtual por supuesto, porque en el México de los hechos, los hechos nos dictan otra realidad, la que puede ser analizada y debatida, contrastada con datos y fechas, y no solo con la lengua.

Ahí están al día de hoy alrededor de 177 mil mexicanos muertos, claro no por culpa del gobierno, recuerde que eran, según los dichos de lopes, unos corruptos y malas personas, como él, que también se enfermó.

Y aunque hubo, hace muchos meses una enorme posibilidad de que muchos de ellos no murieran, si se puede atribuir al gobierno federal el hecho de que no actuó de manera profesional y adecuada, como un verdadero dirigente y líder ante la epidemia.

Sin embargo hoy existen dos mexicos, el de lopes, donde “vamos muy bien y a “México le va mejor que nunca” y el de millones de familias que han perdido a un familiar, a un amigo o a un ser querido para los cuales no hay más que minutos de silencio y omisiones.

El otro México, el de las grandes obras transasexexenales como el tren de juguete, la fabricota de gasolina y las refinerías inundadas.

Y el de miles de empleados abandonados a su suerte, y de mexicanos emprendedores que han visto como, (como siempre) son los amigos y la familia del presidente los que se benefician del poder.

¿No era mejor prevenir, actuar y ser un verdadero presidente? que un merolico que solo va componiendo sus dichos para entretener por la tele a sus focas.

No, ¡porque gobernar si tiene ciencia!, no como lo dice el ignorante de la oficinota.

Gobernar es velar por los intereses de todos, TODOS los mexicanos, porque todos somos el gran pueblo de México, y no solo los desfavorecidos o los que votaron por él.

Así que si usted es un de esas millones de personas que votaron por lopes, esta bién es su derecho y su gusto sígale como va.

Pero si no ¿no cree que es hora de, ¡de verdad comenzar un cambio real en México!? y lo primero es sacar al buey de la barranca.

Por: Netzahualcoyotl Paredes

Periodista, Fotógrafo, Gamer, Lector y Cinéfilo.
Presente en medios de comunicación desde el siglo pasado.
Ganador del Premio México de Periodismo en 2015.
Siempre busco pero no encuentro…