Dentro de un contexto de urbanización acelerada y crecimiento poblacional como el actual, vivir cerca de parques y áreas verdes aporta múltiples beneficios a la calidad de vida, señalan diversos estudios. Concretamente, datos publicados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aseguran que aumentar el número y calidad de las áreas verdes puede mitigar los contaminantes climáticos relacionados con el calentamiento global. Estos contaminantes de corta vida contribuyen notablemente a más de 7 millones de muertes prematuras al año vinculadas con la contaminación atmosférica, asegura el organismo.

Según Nathalie Röbbel, autora del texto y funcionaria de la Organización Mundial de la Salud, los parques, áreas verdes y cursos de agua son espacios públicos importantes para las ciudades. Esto por los descubrimientos de investigaciones, que los identifican como lugares de oportunidad para la actividad física, mantener el contacto social y reducir la tensión. También apuntan a los parques y espacios urbanos similares como benéficos para la salud mental, la mejora de los resultados de embarazos y la disminución de las tasas de morbilidad y mortalidad cardiovascular, obesidad y diabetes.

Así lo señala también una investigación de la Universidad de Louisville, en Estados Unidos, donde se relacionó el vivir cerca de áreas verdes con una mejor salud cardiovascular. Esto probablemente por una exposición atenuada a contaminantes del aire como el ozono y otras partículas en suspensión. Otro estudio alemán, publicado en la revista Scientific Reports, encontró que contar con más árboles alrededor de la casa se asocia a una reducción en la cantidad de antidepresivos recetados. La asociación descubierta, afirma el estudio, fue especialmente fuerte para grupos desfavorecidos, quienes tienen un mayor riesgo de requerir antidepresivos en Alemania.

En este sentido, la información de la ONU subraya cómo los grupos socioeconómicamente desfavorecidos, al vivir en barrios con pocas áreas verdes disponibles, suelen verse más beneficiados con una mejora del acceso a parques y espacios verdes urbanos. De esta forma, reducir las desigualdades socioeconómicas en la disponibilidad de áreas verdes puede ayudar a disminuir parte de las desigualdades en salud vinculadas a otros indicadores demográficos.

Aunado a estos beneficios, la proptech Mudafy asegura que las propiedades inmobiliarias cercanas a parques y áreas verdes tiene una mayor plusvalía, comparada con inmuebles similares pero sin cercanía a estos espacios. En una publicación de su blog, la inmobiliaria destaca igualmente el cambio de vista en el paisaje urbano propiciado por los árboles y otra vegetación. También, como la ONU, resaltan la función de parques y áreas verdes urbanas a manera de sitios integradores de la comunidad, donde se fomenta la convivencia social. Esto último a través de actividades como caminar, correr, andar en bicicleta, pasear perros, patinar o practicar algún otro deporte.

Vivir cerca de parques y áreas verdes urbanas supone diversos beneficios, sobre todo en materia de salud física y mental. No obstante, estos no son los únicos privilegios y en términos de bienes raíces, las propiedades con cercanía a estos espacios generan una mayor plusvalía, precisamente por estas ventajas, aseguran los expertos.