La semana pasada hablamos sobre las adicciones, qué son, cómo se producen y los principales síntomas que podemos observar en las personas que son adictos a alguna sustancia o actividad. Aunque al principio la generación de adicciones y el consumo de sustancias suele estar relacionado con el placer que conlleva realizar la actividad, conforme la adicción se va haciendo más severa es común que el consumo se mantenga también en parte por miedo a experimentar los terribles síntomas de la abstinencia.

            Se le llama síndrome de abstinencia al conjunto de reacciones físicas que aparecen cuando una persona que sufre de una adicción deja de consumir la sustancia o bien, exponerse a la actividad que le produce placer. Es muy importante mencionar que cada droga o actividad presentará síntomas distintos durante la abstinencia, esto se debe a que cada droga actúa de manera diferente en el cuerpo y por lo tanto, tiene también consecuencias específicas para el mismo. Sin embargo, algunos síntomas generales son los siguientes:

  • Ansiedad o sensación de aceleración que no se puede controlar
  • Irritabilidad
  • Sudoración
  • Labilidad emocional
  • Alteraciones en el sueño
  • Craving (deseo incontrolable de consumir)

Como se puede observar, los síntomas comunes en todos los síndromes de abstinencia tienen características psicológicas, por lo que se piensa que son provenientes de la idea que tiene el sujeto de ser dependiente de su adicción para poder estar bien, no de la adicción per se o la necesidad del cuerpo a estar en contacto con la sustancia.

Debido a esto, el síndrome de abstinencia no es considerado una enfermedad, sino como una condición que altera severamente el estado de salud de quien la está padeciendo.

A pesar de la incomodidad que estos síntomas generan en quien los sufre, es inevitable que se presenten cuando se está pasando por un proceso de rehabilitación de la adicción; por esto es estrictamente necesario que los procesos de rehabilitación de adicciones sean llevados a cabo por un equipo multidisciplinario de expertos en salud, de esta manera se tendrán cubiertas todas las necesidades, físicas y mentales, del involucrado y se podrán generar estrategias que permitan otorgar al sujeto las herramientas suficientes para que pueda hacer frente a su nueva realidad.

Por: Carmen Lizola